Archivo del sitio

Llega el Otoño, no descuides tu alimentación


El verano oficialmente ha terminado, aunque no lo parezca, y cuando lleguen las primeras lluvias y frios otoñales comenzará nuestra vuelta al cole: típico momento junto con la entrada del año para hacer nuevos propósitos de cara al nuevo curso, pero no hace falta romper con todo lo que hemos estado haciendo bien durante el verano. Si eres de las que te has cuidado durante estos meses, aprende ahora a no echarlo por tierra con la vuelta a la rutina.

Durante el verano casi siempre comemos más frutas y verduras y solemos beber más líquidos debido, principalmente a las altas temperaturas: estos precisamente son buenos hábitos alimenticios que debes mantener también a lo largo de todo el año, ya que reportarán beneficios y nos ayudarán a mantenernos durante los meses más fríos del año.

Pero para evitar ese tan temido “efecto rebote” de finales de verano, os dejamos unas recomendaciones de alimentación saludable para que os veáis y sintáis bien en este Otoño 2013:

Beber al menos 2 litros de agua

Durante el otoño, al igual que hacíais en verano, seguid bebiendo líquidos de forma abundante: en verano parece que nos es más fácil por el calor, pero en meses más frescos sigue siendo importante que bebamos agua para mantener nuestro organismo hidratado.

aguaessalud

La cantidad ideal, como seguro que ya sabéis, son dos litros de agua al día, aparte del gua que consumimos a través de los alimentos como frutas y verduras. Si te cuesta beber agua sola  puedes echar mano de nuestras “amigas” infusiones (cola de caballo, distintos tipos de te como el blanco o el rooibos que no contienen teína) o incluir en tu botella de agua unas rodajas de limón o de pepino para darle sabor.

Dos o tres piezas de fruta de temporada diarias

Se acaba la época de frutas fresquitas como la sandía,el melón o el melocotón, pero comienzan a aparecer en las fruterías y supermercados sus compañeras de otoño no menos sabrosas: ciruelas, granadas, uvas e higos pueden ser buenas opciones a la hora de incluirlas en nuestros menús, o como tentempié a media mañana o a la hora de la merienda.

macedoniafrutas

Además, seguimos manteniendo las frutas de las que podemos disfrutar durante todo el año: peras, manzanas, plátanos, piña… Incorpóralas en tus ensaladas para darles un toque de sabor muy original.

Desayuna para llenarte de energía

Si quieres afrontar la vuelta al trabajo o a los estudios de manera positiva es importante que hagas un buen desayuno: avisa a tu cuerpo de que comienza la jornada aportando un desayuno completo con carbohidratos (cereales, una tostada instegral, fruta), proteínas (unas lonchas de pavo, yogur desnatado) y grasas saludables (aceite de oliva, aguacate o frutos secos).

Si te cuesta desayunar a primera hora de la mañana, intenta dividir la toma en dos partes para hacerlo más fácil: divídelo para consumir una parte nada más levantarte y la otra a media mañana.

Recuerda que una alimentación saludable acompañada de ejercicio físico a diario y un descanso acorde son las bases para un cuerpo en forma.

A contar las calorías, ¿debemos hacerlo o no?


Aparte de hacer ejercicio, para preparar la operación bikini recurrimos siempre a la dieta. Al igual que los músicos van contando compases cada vez que escuchan una canción, muchas chicas y chicos comienzan a contar calorías de forma compulsiva. Pero ¿es una buena idea contar las calorías?

contarcalorias

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el aporte calórico de un alimento no es el único factor que debemos tener en cuenta para considerar si es más o menos sano.

Veamos qué otros aspetos hay que controlar, además de las calorías de los alimentos.

Antes de nada, algo que todo el mundo debería hacer es saber cómo leer la etiqueta nutricional de los productos. Gracias a la normativa, desde hace unos años todos los productos deben ir adecuadamente etiquetados, lo cual es una ayuda para el consumidor.

En el etiquetado nutricional aparecen, o deberían aparecer, los nutrientes que contiene cada alimento, tanto por ración como por cada 100 gramos de producto. Si queremos comparar dos alimentos distintos, lo más fácil es comparar con las cantidades por 100 gramos, ya que las raciones no siempre son iguales.

Además de prestar atención al aporte calórico, no debemos perder de vista otros aspectos como el aporte de grasas, cuántas ellas son saturadas, o el aporte de azúcares.

De esta forma os daréis cuenta de que muchos de los alimentos anunciados o considerados como “de dieta” o “para cuidar la línea” contienen en realidad una caltidad alta de azúcar, que obviamente no es buen compañero de una nutricióne quilibrada. Este es el caso de muchos cereales de desayuno.

La cantidad de sodio y los gramos de sal de un alimento, que también deben estar indicada en la etiqueta nutricional, también han de tenerse en cuenta ya que ambos, en cantidades excesivas contribuirán a la retención de líquidos, y pueden llevar a otro tipo de enfermedades coronarias.

En definitiva, no os guiéis sólo por el número de calorías de un alimento, ya que el hecho de que tenga un aporte calórico bajo no es indicativo de que tenga cabida en una alimentación saludable. Aprended a leer las etiquetas, comparad las distintas opciones y tendréis mucho ganado.

Resumiendo, lo que debéis tener en cuenta a la hora de “revisar” un alimento es:

  • Nutrientes (por cada 100g.)
  • Aporte de grasas (saturadas y no)
  • Aporte de azúcares.
  • Cantidad de sodio
  • Gramos de sal