Prolonga el verano con 3 sencillos pasos

Por lo general, hacia finales del verano, fecha en la que nos encontramos ahora, tenemos tendencia a relajarnos bastante en cuanto a los buenos propósitos con los que comenzamos. Es algo que se palpa en el ambiente. Todos los años es la misma historia, unas cansadas de darse crema, otros de la eterna dieta y la mayoría decide dejar de hacer deporte. Sin practicamente darnos cuenta, poco a poco comenzamos a incumplir nuestras promesas y a desbaratar nuestros buenos propósitos. ¿Quién no se ha dicho “Hoy no me doy crema, por un día no pasa nada”?, o ¿“Total que más da otro pastel”?, ¡¡¡TODOS!!!

Cuando volvemos a casa después de las vacaciones, nos metemos de nuevo en la rutina, con el bronceado como único recuerdo del verano porque durante los últimos días de este, cogimos peso y perdimos nuestra buena forma física. Así, nos metemos de lleno en la fase del invierno, en muchas ocasiones, sin disfrutar de todos los efectos, de esta temporada mágica, que podríamos haber prolongado durante una buena parte del otoño.

Pues bien, nosotros decimos: ¡¡BASTA YA!!, y queremos daros unas pequeñas normas o pautas para terminar el verano y alargarlo lo máximo posible (aunque sea en espíritu). Seremos inflexibles.

Ojo, que no decaiga el espíritu de los primeros días, sabemos que sí cumples estas pautas, disfrutarás más tiempo de todos los beneficios que has alcanzado alcanzando durante tus vacaciones y pasarás un otoño mucho más positivo y saludable ¿Queréis conocerlas?

La alimentación

Si he sido capaz de comer de manera sana y disfrutar de las ventajas que me aporta, ¿porque no continuar? Ya habrá tiempo para consumir más calorías cuando llegue el frío. Durante estos días he descubierto todas las propiedades que conlleva comer ensaladas, frutas y beber zumos e infusiones frías. Estas últimas las preparo por la mañana, con canela, zumo de naranja o limón y sacarina, y las tengo en la nevera. Suelo hacer té, menta, manzanilla o alguna de esas combinaciones que ahora venden preparadas. Cuando me apetece un helado o un pastel tomo una de estas infusiones, muy fría y con hielos. Son refrescantes y no aportan calorias. Si lo hacéis descubriréis que están deliciosas y sustituyen perfectamente la sensación que produce tomar un helado.

alimentacion saludable

En cuanto a comer de forma equilibrada, me hace sentir mejor. Pavo asado, pollo frío, huevos cocidos, gazpacho, crudités, cremas de verduras, espárragos, sandia, melón… Recurrir a comidas con grandes aportes calóricos puede resultar muy tentador cuando tengo apetito y estoy cerca de un chiringuito, pero tomar la opción ligera me compensa, porque estas comidas son ricas, nutritivas, mucho más saludables y me aporta la satisfacción de cumplir con un objetivo. El único requisito: estar pendiente a la hora de elegir qué comer.

No a la desidia, si al deporte y ejercicio físico

Es cierto que necesitamos un descanso, pero eso no implica no movernos de la tumbona porque puede hacernos caer en la desidia y la monotonía. Este peligro recae sobre todo en las que habitualmente no hacemos deporte, ya que las deportistas tenéis más disciplina y constancia. De nada vale comer de manera equilibrada sí no movemos un músculo. Para los poco deportistas os propongo la fórmula para el verano: caminar y nadar.

Los mejores momentos para andar son primerísima hora de la mañana o última de la tarde. Si estáis en la costa, ¡por la mañana, la playa es vuestra! Sí tenéis oportunidad es muy beneficioso caminar una hora (o un poquito más), a paso ligero, descalzas por la orilla. Si preferís hacerlo por un paseo marítimo, no olvidéis utilizar el calzado apropiado.

En cuanto a nadar, puede que os cueste al principio si no estáis acostumbrados, pero es una cuestión de práctica. Hasta a los que sólo podéis hacer un largo os puede sorprender que en pocos días seáis capaces de alcanzar un buen fondo. Creo que el secreto es disfrutar de la natación y tomarlo como una disciplina que os aporta relax, placer y diversión. Susbeneficios son innumerables, sólo tenéis que observar, mientras practicáis, los músculos que nunca moveríais sí no fuese gracias a este deporte. No olvidéis la natación de espalda.

nadar

Si vais temprano a la playa podréis descubrir un montón de opciones para no deportistas que se quieren mantener en forma porque, a esas horas, aparte de los “supergimnastas”, hay muchos aficionados, que disfrutan de actividades como el yoga, abdominales o simples ejercicios de brazos. Lo importante es mantener una buena forma física y tonificar.

La hidratación debe continuar

Hay que reconocer que dar crema todos los días puede llegar a ser muy cansado, hacia mitad del verano estoy harta de darme el protector solar e hidratarme a la vuelta de la playa o la piscina ¡Aquí esta el peligro! Sin embargo, esto no tiene vuelta de hoja, hay que seguir protegiéndose, hasta el final, aquí no cabe el perdón. Y sí queréis estar realmente impresionantes en otoño y prolongar vuestro aspecto, hay que continuar hidratando y cuidando la piel todos los días porque, de verdad, después de grandes sesiones de sol, agua y viento, lo necesita.

pielhidratada

Recordad tres claves de este verano para pasar un gran otoñoalimentación, deporte e hidratación.

Publicado el 09/06/2013 en Cuidado de la piel, Opinión del experto y etiquetado en , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: