Archivos Mensuales: junio 2013

Cuida tu piel de los cambios de clima


cambioclimatico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La realidad de esta primavera-verano es que está siendo una época de continuos cambios climáticos, hace unos días nevaba, esta misma semana hemos estado a 25 grados y ahora vuelve la lluvia y el fresco. Nuestra piel sufre y no consigue alcanzar sus estados óptimos de humedad y equilibrio de nutrientes. Como consecuencia de todo esto, se deshidrata y aparezcan más líneas de expresión de las normales, las arrugas más pronunciadas, la piel más áspera, labios resecos y piel marchita lo cual puede hacernos ver con un aspecto mayor.

¡Que no te pase eso!

¿Quieres seguir luciendo un cutis radiante, fresco y juvenil?

  • Temporalmente cambia hábitos. Casi nunca tenemos en cuenta que la piel, principalmente la de tipo combinada o mixta (la mayoría de las latinas entran en esa categoría de piel), con el cambio de clima necesita un cambio de hábitos en su cuidado. No es necesario que cambies todas las cremas y tratamientos a los que estás acostumbrada y te gustan, simplemente con solo uno o dos productos es suficiente para que la piel se aclimate a estos cambios.

Por ejemplo, si te lavas normalmente con agua y jabón y sintieras que esto te reseca en tiempos de fríos, cambia ese hábito por una loción limpiadora ligera, la cual te limpia perfectamente, pero sin dejar la piel estirada. Otra opción sería que en lugar de usar tu loción astringente sólo en épocas de frío y viento, la cambies por agua de rosas o alguna loción que no contenga alcohol. 

  • El viento frío arruga, ¡Protégete! con el viento fresco o frío intenso, la humedad en la piel se evapora muy fácilmente y ,como consecuencia, las fibras de  elastina se deshidratan y ceden, con lo que corremos el riesgo de que aparezcan ¡las temidas arrugas! Es por esta razón que la necesidad de un buen humectante es mucho mayor en estos días de frio o viento (o en invierno)  que durante el resto del año.

Hay un sin fin de humectantes desde los más básicos o sencillos hasta los que entran por categorías, dependiendo de la edad, condición de la piel, necesidades específicas, etc. Lo importante es entender que la piel, para lucir joven, depende en gran medida del nivel de hidratación y que ésta se mantenga durante largos períodos, de ser posible las 24 horas del día

  • Aumenta tu consumo de vitamina C y colágeno. Ya comentamos en un post anterior las bondades del colágeno para mantener la belleza, elasticidad y apariencia juvenil de la piel. Y es que en épocas de frío y de vientos secos, también os sugiero un aumento de alimentos que contengan vitamina C. Investigaciones científicas han demostrado que por su gran capacidad antioxidante, la vitamina C  es excelente para combatir radicales libres y aumentar la capacidad inmunológica en el organismo.

En otras palabras: evita el envejecimiento prematuro, incluyendo el ocasionado a la piel, consumiendo mayor cantidad de alimentos con esta vitamina, como brócoli, jugo de naranja, guayabas, perejil, fresas, papaya, jugo de limón, toronja, etc.

  • Mascarilla anti-arrugas con vitamina C. Ya vimos que el colágeno y la vitamina C juegan un papel muy importante contra la aparición de arrugas, sobre todo en temporadas más difíciles para la piel como son los cambios climáticos. Aprovechemos los beneficios de estos dos componentes haciendo lo siguiente: a una mascarilla de colágeno le agregas un pedacito de papaya machacándolo perfectamente y aplicándolo en cara, cuello y manos (el frío afecta mucho a las manos), déjatela puesta de 10 a 20 minutos y enjuágate con agua tibiecita.

Y recuerda lo más importante, si tienes la más mínima duda, VISITA TU SALÓN DE BELLEZA PARA PEDIR CONSEJO, nadie mejor que ellas y ellos para aconsejarte en todo lo referente a los cuidados de la piel y tu cuerpo

 

Tendencias: las sandalias para este verano 2013


En vista de que parece que algo de sol veremos, os vamos a dejar una muestra de lo que entendemos que es tendencia en sandalias para este verano.

Una cosa tenemos clara, y es que nos encantan los tacones, pero las sandalias planas son, sin duda alguna, el recurso más utilizado durante los meses verano, de sol y de calor. Además de resultar más frescas también nos ofrecen una comodidad y es que se convierte en el mayor reclamo para las jornadas de estudios, gestiones o trabajo.

Puedes combinarlas tanto con un pantalón, como con falda (o minifalda) o vestido, con un short también, y es que son el complemento ideal con el que incorporar color a un estilismo o, por el contrario, incluir en tu look un toque de sencillez.

Esta primavera-verano el estilo que más se verá es el étnico. Los abalorios (que puedes hacer tu misma) y trenzados son el hit imprescindible en las nuevas colecciones de todas las firmas. Están mezclados con tonos tierra y las combinaciones de telas y bordados son lo más para ir a la última. Este tipo de sandalias étnicas te darán un aire ‘boho-chic’ muy actual, juvenil y veraniego.

Además, como todos los años, esta temporada el color es lo que más importa una vez más. Tanto los tonos pastel como los flúor siguen en alza (podrás combinarlos con los esmaltes de tus uñas), incluso reciclar modelos del año pasado. Los básicos siempre triunfan y no se pasan de moda, beige, camel y negro, que siguen siendo los más utilizados para los looks sencillos que dan protagonismo a otras prendas que te pongas.

Las tachuelas y el estampado leopardo repiten también y se quedan una temporada más con nosotras. Resultan muy favorecedores los modelos con tiras en tonos negro y marrón, con toques dorados o plateados en los apliques para los looks más sencillos e informales. Son un acierto total combinadas con shorts o pantalones vaqueros y camisetas blancas.

Si a todo esto añades un cuidado perfecto de tus pies, el resultado será espectacular. Si tu misma no puedes o no sabes hacerlo, como siempre, te recomendamos que acudas a tu centro de belleza y estética de confianza para que te deje los pies como los de una mismísima Reina.

Aquí os dejamos ejemplos de todo lo anterior. A disfrutar el sol y el calor, lo que el tiempo nos permita.